Hasta el próximo día 30 de junio de 2016 (25 de junio para domiciliar las declaraciones a ingresar), está abierto el plazo para la presentación de la Declaración de la Renta, ejercicio 2015.

Como novedades para este ejercicio, destacamos las siguientes:

  • Se establece en 22.000 euros anuales el límite para estar obligado a realizar la declaración, en caso de rendimientos del trabajo, siempre que proceda de un único pagador. Cuando procedan de más de un pagador, el límite son 12.000 euros anuales, siempre que las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales. Hay que tener en cuenta el límite de 12.000 euros para ingresos de otro tipo (pensiones compensatorias, pagadores no obligados a retener o rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de rentención).
  • Desaparición de la deducción por alquiler, salvo para inquilinos con contratos anteriores al 1 de enero de 2015, que pueden seguir deduciéndose el 10,05% de las cantidades satisfechas en 2015 y años sucesivos mientras mantengan el contrato de alquiler de su vivienda habitual, y siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. Ciertas comunidades autónomas tienen deducciones propias por este concepto, con distintos requisitos.
  • En cuanto a los planes de pensiones, se ha reducido la cantidad límite que se puede aportar, pasando de 10.000 a 8.000 euros, siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, independientemente de la edad.
  • Se suprime la exención de 1.500 euros anuales para dividendos y participaciones en beneficios.
  • Todas las ganancias y pérdidas patrimoniales, incluso las generadas en un año o menos,  se integrarán en la base del ahorro con tipos impositivos más bajos. El tipo impositivo será del 19,5% para plusvalías inferiores a 6.000 euros, el 21,5% para los siguientes importes entre los 6.000 euros y los 50.000 euros y del 23,5% para los siguientes importes que superen los 50.000 euros.
  • Mejoras al régimen de deducción por donativos a entidades incluidas en el ámbito de la Ley 49/2002 para estimular su fidelización. Se podrá desgravar un 50% de los primeros 150 euros donados a ONGs, fundaciones o cualquier entidad acogida a dicha normativa y un 27,5% del resto de aportaciones, porcentaje que aumenta hasta el 32,5% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en cada uno de los últimos tres años.
  • Cabe destacar la creación de nuevas ayudas sociales a favor de trabajadores, pensionistas, desempleados o autónomos integrados en una familia numerosa, o con ascendientes o descendientes discapacitados a su cargo. Estas ayudas son de 1.200 euros anuales prorrateándose por meses por cada modalidad, salvo en el caso de familia numerosa especial que es de 2.400 euros, si bien el límite por cada una de las deducciones serán las propias cotizaciones sociales.
  • Imputaciones de renta inmobiliarias. Los inmuebles urbanos a disposición de los propietarios, excluyendo la vivienda habitual y el suelo no edificado, generan una renta a efectos fiscales del 2% del valor catastral (el 1,1% si el valor ha sido revisado a partir del 1 de enero de 1994). La reforma fiscal reduce este plazo de revisión a los diez años anteriores, pasando al 2% la tributación de aquellos inmuebles cuya revisión catastral se efectuó hace más de diez años.

Si bien estas son algunas de las novedades más importantes, en caso de querer ampliar esta información puedes consultar en la página web de la Agrencia Tributaria, pinchando en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button